martes, 22 de septiembre de 2009

ANECDOTAS DE LA MEDICINA

el litio y los cobayos

En nuestros días se utilizan diversas sustancias que incluyen en su composición un metal llamado litio ( carbonato de litio, citrato de litio). Sus fines terapéuticos o curativos se encuentran especialmente relacionados con la estabilización o equilibrio del estado de ánimo, siendo usado en casos de manía. Sin embargo el conocimiento de sus precisos efectos ha sido fruto de la más vaga coincidencia.
Hasta hace algo más de 50 años, concretamente en 1949, un australiano estudioso de la enfermedad mental, el doctor Cade, trataba, como muchos otros en esa epoca, de encontrar en la orina ciertas sustancias que de alguna manera diferenciaran a las personas que padecían enfermedades psiquiatricas de las que no. En concreto buscaba algunas sales nitrogenadas tóxicas, elementos que son más faciles de separar en la orina si seles aprota litio. Sobre esta base administró carbonato de litio a un nutrido grupo de cobayos y ratas pequeñas y oh sorpresa!...después de recibir el carbonato de litio todos los animales se quedaban tranquilos, aletargados. Brillantemente dedujo que podría tener el mismo efecto en enfermos mentales de comportamiento agitado o en maniacos y efectivamente, asi fue. Dos decadas más tarde la aplicacion de dicha sustancia era algo normal en el ámbito de la psiquiatria hasta la actualidad.




De: Ramos P. Anecdotas de la medicina: la cara alegre y divertida de la medicina. España. 2002

1 comentario:

  1. Efectivamente, John Cade buscaba encontrar sustancias tóxicas que explicasen los síntomas mentales, y para tal propósito inyectó orina de personas con trastornos psiquiátricos en el peritoneo de cobayos. Intentando minimizar el efecto tóxico -que atribuyó a la urea- administró sales de litio a los cobayos, descubriendo el efecto sedativo que lo llevó a postular su uso para pacientes maniacos. Sin embargo, el uso indiscriminado de cloruro de litio como sustituto del cloruro de sodio en personas con males cardiacos, que había dado lugar a reportes de toxicidad fatal, retrasó la aceptación médica del litio hasta las investigaciones de Schou y Baastrup 2 décadas después.

    ResponderEliminar