viernes, 23 de octubre de 2009

“Los hijos que dios nos mande”

Sobre la pildora del día siguiente y la religión...

             Iba bajando por la ladera, corriendo y jugueteando con el riachuelo que abrazaba el camino. Era un pueblito bordeando la quebrada huancavelicana y huantina, y era también una mujer adolescente, de verde, con pollera y cursando estudios…septentrional y oscura fue esa noche cuando en la fiesta de su Virgen fue violada entre cañazo y metanol…el correr de horas, el suplicar por este castigo, lo detestable del abuso… la violencia a una mujer. Felizmente existía píldora del día siguiente en ese puesto de salud. Ahora, con la decisión del Tribunal Constitucional y el contravenir de algunas políticas de salud favorables que el Estado Peruano dio en cuanto a planificación familiar y protección a los derechos de la mujer, nos genera a muchos, tamaña decisión, un desconcertante nudo de garganta con resabio oscurantista y negligente.. La realidad apabullante de un país en pobreza y pobreza extrema, la opción de decidir, la realidad de no ser la píldora del día siguiente abortiva, y el contraste de la existencia de una  fe ciega en algunos, teniendo  implicancias muy negativas…y vamos en retroceso. Para reflexionar…para repensar…para no callar…para actuar.








Foto controversial en un Municipio chileno en relación a  los reclamos a favor de la píldora del día siguiente y en rechazo a la oposición dogmática clerical.



1 comentario:

  1. Muy Bueno Vanessa! Después de todo, aunque a costa del sufrimiento de las mujeres más pobres del país (que son "las más"), la iglesia católica se terminó de exponer como uno de los mayores lobbistas entre los poderes del estado. Y es que siempre, lo que más le ha interesado es controlar a la gente, y qué mejor que controlando su sexualidad? Aunque para eso tengan que haber tergiversado todas las enseñanzas del hippie más famoso de la historia.
    Make love not war

    ResponderEliminar