martes, 17 de agosto de 2010

Amor y contradicción...

Puesto que él se ha introducido en tu fortaleza…para seducir los suspiros y demostrar que no hay unidad ninguna y que nada permanece igual a sí mismo, sino que todo cambia perpetuamente, hasta agotar todas las combinaciones y recomenzar indefinidamente el círculo, en una inocencia tan desesperada como absurda.

                                         Klossowsky, Le Baphomet


 
El muchacho de blanca faz monta el tigre blanco,
La muchacha de verde vestida cabalga el Dragón verde.
Cuando el plomo y el mercurio se encuentren, en el caldero,
Entonces se fundirán.

( De una metáfora taoísta: las experiencias que llevaban a cabo los alquimistas taoístas para encontrar el ‘elixir de la vida’-el oro- iban de la mano con las artes amatorias; ambas apuntaban a la inmortalidad.Así el tigre blanco=plomo=fuego=yang=el hombre; el Dragón verde=cinabrio=agua=yin=mujer)


…el beso y el morder
están tan próximos que, en el arrebato amoroso,
de ordinario se confunden.
                            De Pentesilea por Von Kleist




(…)
Ella es sangre de mi sangre
y de mí mismo el reflejo.a furia en mí se contempla,
yo soy su siniestro espejo.
Yo soy la herida y el cuchillo;
¡yo soy la bofetada y la mejilla!
¡soy los elementos y la rueda,
Y la víctima y el verdugo!
                      de Baudelaire en “El heautontinmorumenos”



¡Nocturnal! Amo la noche porque no tiene velos,
el día fuerza los nervios hasta la ceguera,
pero es en la noche cuando los faunos nos perturban
con sus fascinaciones, cuando la vida de los nervios
se repone de la extenuación del día y se despliega en
nuestro interior, cuando se renueva el sentimiento de uno
mismo; como ocurre cuando en una pieza oscura, candil en mano
uno se acerca a un espejo que durante días y días
no vio la luz y le devuelve la imagen tras absorberla con avidez.
                                                                             Musil


No hay comentarios:

Publicar un comentario