sábado, 9 de octubre de 2010

Una hora de dicha y de locura...

UNA HORA DE LOCURA Y DE DICHA




¡Una hora de locura y de dicha! ¡ Oh, locura furiosa, no me
encierres!
(¿Qué será esto que me desata en tormentas?
¿Qué significan mis gritos entre relámpagos y huracanes?)
¡ Oh, beber los delirios místicos más hondamente que cualquier otro!
¡Oh, los salvajes y tiernos dolores! (Hijos míos, os los dejo en herencia,
Yo tengo mis razones para contarlos, hombre y mujer.)

¡ Oh, entregarme a ti, quienquiera que seas, y que tú te entregues
a mí a despecho del mundo!
¡Oh, regresar al Paraíso! ¡ Oh, pudorosa y femenina!
¡Oh, atraerte a mí, o hacer que sientas por primera vez el beso de un hombre!
¡ Oh, el enigma, el enigma triple, el estanque oscuro y profundo,
desatados e iluminados!
¡ Oh, volar a la región en la que hay por fin espacio y aire
suficientes!

Librarse de previas ataduras y convenciones, yo de las mías,
tu de las tuyas,
¡ Descubrir una nueva indolencia insospechada en lo mejor
de la Naturaleza!
¡ Librarme , al fin, de la mordaza!
Sentir, hoy o cualquier otro día, que me basto tal como soy.

¡Oh, algo no demostrado! ¡ Oh, algo en un sueño!
¿Escapar de las anclas y de las trabas de los demás!
¡ Avanzar libremente! ¡Amar libremente! ¡ Lanzarme temerario
y peligroso!
¡ Desafiar a la destrucción con burlas y con invitaciones!
¡ Ascender, llegar al cielo del amor para mí prefijado!
¡ Elevarme allí con mi alma embriagada!
¡ Perderme si es preciso!
¡ Colmar el resto de mi vida con una hora de locura y de libertad!
¡ Con una breve hora de locura y de dicha!

WALT WHITMAN , "una hora de dicha y de locura" en "Hojas de hierba" (1855)

2 comentarios:

  1. Ah, yo pensé que te referías a la Peña de los Martes -aunque, ciertamente, la Peña dura más de una hora-.
    Cariñosos saludos.

    ResponderEliminar
  2. Je,je,je. A pesar de lo ameno de la peñita,no, en realidad, no me refería exactamente a ello-vale especular-.
    A los tiempos doc, se extraña las conversas. Abrazos a la distancia.

    ResponderEliminar